domingo, 8 de mayo de 2011

Dominacion Femenina

¿Qué es la Dominación Femenina y Superioridad Femenina?

Entonces, ¿qué es la Dominación Femenina? El término completo parece ser una contradicción en nuestra sociedad dominada por los hombres. La Dominación Femenina no se originó en las mujeres dominantes o feministas. Era hombre que acuñó la frase Dominación Mujer para clasificar sus deseos sexuales y sociales de someterse al género femenino.


Mi curiosidad de la Dominación Femenina se ha convertido en más de veinte años de estudiar y practicar la Dominación Femenina. He aprendido mucho sobre los temas de la Dominación Femenina y masculina deseos de sumisión. Cuando se trata de estos temas, creo que estoy un poco de un experto sobre la base de mis años de estudio, observación y participación. He aprendido que hay razones por qué los hombres tienen deseos sumisos hacia las mujeres. la naturaleza de una persona principal se expresa en el ámbito sexual a través de diferentes deseos sexuales. Para el principiante, un hombre que desea ser en el fondo durante la relación sexual es normal, pero un hombre que desea ser azotado o fustigado por una mujer perversa. Sin embargo, he llegado a comprender que ambos deseos tanto menciona madre del deseo mismo núcleo. Ese deseo es ser dominado sexualmente por una mujer. Se expresa de manera diferente pero es la misma motivación de raíces profundas. No sólo eso, sino que esta naturaleza arraigada está evolucionando y el hombre que desea ser en el fondo durante las relaciones sexuales hoy en día pueden desarrollar muy bien el deseo de ser azotado o fustigado por una mujer de mañana.




Una vez que aprendí sobre la naturaleza de hombres y mujeres y una vez que aprendí sobre el dominio natural y la supremacía de las mujeres sobre los hombres, se convirtió en la clave para desentrañar y entender todos los deseos de sumisión a los hombres. No importa cómo esos deseos se expresen a través de fantasías diferentes. La raíz y el núcleo de estos son todos iguales. A saber, el deseo del sexo masculino es ser dominado y gobernado por el género femenino. Por lo tanto, ninguna expresión de esta naturaleza sumisa me sorprende ni me choca. He oído de todo de mis clientes masculinos y he visto todo a través de mi propia participación en la vida de Dominación Femenina.



La situación más extendida en este mundillo es aquella en que un hombre intenta introducir a su compañera en la dominación femenina. No obstante, comienza a no resultar tan extraño que sean algunas mujeres las que se plantean que dominar a su hombre puede ser un buen camino en la construcción o reconstrucción de su relación de pareja. La transformación del papel de las mujeres en la sociedad y en las relaciones personales nos va abriendo nuevas posibilidades. Y Eva se plantea esta posibilidad en el comentario que introdujo en su blog.



Estimada Ana:

Me llamo Eva, me dirijo a ti en busca de asesoramiento.

Mi tema es el siguiente, estoy casada desde hace 15 años con un hombre un tanto machista, que no me ayuda en nada y tiene tiempo para el fútbol y los amigos menos para mí. Me siento como la cenicienta. He estado buscando por internet una forma psicológica que me ayudara a que él comprendiera que el matrimonio es cosa de dos y que yo no tengo por qué ser su criada. No he encontrado nada parecido, pero sí he dado con tu manual de dominación femenina.

En principio, no pretendía algo tan drástico, pero visto lo que hay no me importaría que se convirtiera en mi perrito faldero comiendo de mi mano. Es más, leyendo tu manual, he sentido un morbo que me ha agradado con sumo interés. El pensar cambiar la vida de mi marido en provecho mío y tenerlo a mi voluntad, te confieso que me erotiza con gusto. El leer tu manual me ha hecho sentir superior y con ganas de ponerlo en práctica.

La cuestión es la siguiente: a una persona como ésta, que nunca a dado muestra de ser sumiso, y a la cual le he insinuado el tema y no ha demostrado mucho interés, qué pautas he de seguir para darle la vuelta.

Querida Ana, te pido por favor que me ayudes a conseguirlo.
Espero tus noticias con un saludo de:
DOMINO EVA



Eva, un par de cuestiones previas para comenzar: el “manual” al que te refieres no es mio, sino de Elise Sutton. Y yo, al contrario que ella, no creo que las mujeres seamos superiores a los hombres, ni que haga falta sentirse superior para que la dominación femenina funcione.


¿Qué pienso yo que hace falta para que la dominación femenina funcione? Pues que quieran funcionar así los dos integrantes de la pareja. Desde este punto de partida, y puesto que tu marido no lo quiere, parecería que estuvieras condenada a renunciar a lo que te planteas. En efecto, no creo que se deba obligar a nadie a hacer lo que no quiere hacer en una relación entre dos personas libres, es decir, no creo que se deba dominar a nadie contra su voluntad. Y es por eso por lo que acostumbramos a decir que la dominación femenina, o el BDSM, es una forma “sana, segura y consensuada” de relación entre dos personas.



Sin embargo, lo dicho no significa, Eva, que no puedas intentar construir una relación de dominación femenina con tu hombre. Lo que significa es que no podrás hacerlo contra su voluntad, sino que sólo podrás dominarle si consigues que quiera que le domines, si eres capaz de descubrirle el placer de la sumisión.
Y se puede hacer. Y tienes tus buenas posibilidades de éxito, porque ser dominado por una mujer es, con diferencia, la fantasía erótica más extendida entre los hombres: al menos tres de cada cuatro tienen esa fantasía. Por supuesto, no podemos concluir que todo el que tenga una fantasía quiera convertirla en realidad, pero es una buena base de partida el hecho de que la gran mayoría de los hombres fantaseen con ser dominados por una mujer. No obstante, a esa fantasía se opone en muchos casos la tradición patriarcal de la sociedad y, en consecuencia, la educación de muchos hombres. Tradición y educación que les hace ver la posibilidad de ser dominados por una mujer como una perversión de lo que suelen considerar la auténtica hombría. Y puesto que dices que tu marido es “un tanto machista”, no resulta improbable que sea uno de estos hombres que estén poco dispuestos a contemplar la dominación femenina como una forma aceptable de relación de pareja.



¿Cómo intentarlo entonces, que es lo que me preguntas? Pues creo, Eva, que debes intentarlo desde la cama. Creo que tienes que empezar por transformar paulatinamente la forma de vuestra relación sexual. Yo comenzaría por proponerle la dominación femenina de manera muy suave, y no muy explícita, exclusivamente como juego erótico. No plantearía ninguna dominación fuera del dormitorio, me limitaría a los juegos de cama. Y lo haría muy poco a poco. Me daría tiempo para ir estudiando sus reacciones, lo que le gusta y lo que le disgusta, o lo que le gusta más y lo que le gusta menos. Pero sobre todo, me daría tiempo para irle enseñando o descubriendo otra forma de hacer el amor: una forma en la que, poco a poco, vaya descubriendo el placer de darte de placer, el placer de servirte sexualmente.



¿Le gustará la transformación de vuestra sexualidad? Es más que probable que le guste, sobre todo si a ti te gusta, si en efecto eres capaz de disfrutar de ese “morbo” que dices haber sentido al leer textos de este blog. Porque si a ti te gusta el cambio, significará que estarás más activa en la cama, y lo normal es que él, aunque no hubiera elegido esta forma de hacerlo, esté encantado con el cambio. A todos nos gusta gustar, así que a todos nos encanta percibir el deseo sexual de nuestra pareja por nosotros… pero a los hombres aún más.
¿Qué pautas seguir para ese cambio en el sexo? Como comprenderás, Eva, no os conozco de nada, así que pocos detalles os puedo dar. Pero tienes aquí material del que extraer conclusiones para transformar vuestra relación sexual Vete transformando lentamente la forma en la que haces el amor con él. Y no le plantees nada más por el momento sobre la dominación femenina. De hecho, yo ni siquiera utilizaría ese término al principio: simplemente, que has descubierto que te apetece jugar en la cama de esa forma y que te limitas a probarlo.


Ahora bien, en ese juego hay un aspecto que es muy importante, y que lo será más en el futuro si consigues ir hacia donde quieres: tu actitud. También poco a poco, tu actitud tiene que ir cambiando, tienes que ir convirtiéndote, primero, en una mujer más segura de lo que quiere en la cama; después, en una mujer más dominante en la cama. Eva, en la dominación femenina, ya sea como juego erótico o como relación de pareja, la actitud dominante de la mujer resulta fundamental. De hecho, una actitud dominante de la mujer, explicitada verbalmente, suele constituir el principal combustible de la sumisión masculina.


Creo que en esos dos enlaces encontrarás material para empezar. Pero si, una vez leído esto, tienes dudas y necesitas más precisiones, no tienes más que volver a escribirme dándome y pidiéndome algo más de detalle (mejor al correo que como comentario). Ten en cuenta que, para concretar algo más, necesitaría conocer algo más de vuestra relación. No te cortes: cuenta, y yo intentaré contarte lo que pueda.

Te deseo suerte, Eva. Y creo que tienes bastantes posibilidades de tenerla si de verdad estás decidida a construir una relación de dominación femenina con tu marido. Pero esa relación no está determinada: la dominación femenina no es una receta de aplicación universal, sino que las formas que adopta dependen de cada pareja, de las situaciones y los caracteres de las personas que la construyen. Así que no prefigures lo que debe ser ni las formas que adoptará vuestra relación si en el futuro se basara en la dominación femenina. Simplemente, ponte a ello, abre la mente y disfruta del camino… y se consciente de que Roma no se ganó en un día, de que necesitarás tiempo para conseguir la transformación que te planteas, y de que habrá avances y retrocesos. En fin, que es de calado el cambio que intentas y, por lo tanto, no lo conseguirás sin esfuerzo, tiempo y paciencia. Y como te decía, no te cortes, escribe cuantas veces pienses que lo necesites, aquí me tienes para echarte una mano.



Los hombres desean el castigo corporal, la feminización forzada, la humillación, correa-en el juego (de ser el receptor del falo de goma de una mujer), deportes acuáticos (tales como los enemas forzadas o duchas de oro), y otras de D & S (Dominación y Sumisión) actividades. Los hombres quieren adorar a la mujer por atender a sus necesidades físicas y sexuales (culto al cuerpo) y los hombres quieren convertirse en un sirviente doméstico a sus esposas. Pero el hilo conductor de todos estos deseos sexuales y de sumisión es el anhelo de amar a la autoridad femenina. Para mí, esa es la verdadera definición de la Dominación Femenina. La dominación femenina es Amar a la autoridad femenina. Eso es lo que la mayoría de los hombres quieren y necesitan. Todos estos fetiches o deseos específicos son las expresiones externas de la necesidad de un hombre para amar a la autoridad femenina.



Términos como Dominación Femenina, Supremacía Hombre y Mujer superioridad fueron acuñados por los hombres, ya que trató de explicar sus deseos hacia el sexo femenino. Así que las mujeres son sabios para sacar provecho utilizando esos mismos términos.

Las palabras son imágenes meramente verbal. La señal de la derecha envió a la mente masculina evocará la programación que ha entrado en su subconsciente desde que era un niño. Los hombres crean la mayor parte del arte Dominación femenina, fotos e imágenes para expresar cómo las mujeres poderosas están en sus ojos y lo débil que se siente en presencia de una mujer. Estas imágenes representan lo que los hombres se sienten en su interior. El poeta y escritor de la canción las palabras uso y el artista utiliza imágenes para expresar sus sentimientos. Así que cuando una mujer se convierte en la imagen por ponerse un traje fetiche o decir un término o el uso de la voz de una cierta manera, ella toca la naturaleza sumisa del varón y dispara sus sentimientos y deseos, por lo tanto se convierte en débil e indefenso. Entonces la mujer puede interactuar con el hombre con todas las barreras y los mecanismos de defensa hacia abajo. Ahora ella es libre de interactuar con el hombre de una manera más significativa. Ahora la verdadera intimidad y la unión puede tener lugar entre la mujer y el hombre, porque ahora ella puede verse a sí misma como lo hace. Ahora se ve que en sus ojos, ella es de hecho una diosa.



Así que les digo a las señoras, por favor no te ofendas por obras de arte Dominación Femenina, vídeos o literatura, no importa cómo gráfico en la naturaleza algunos de ellos pueden ser. En cambio, mira más de cerca lo que está siendo expresada por el género masculino. ¿Cuáles son los hombres tratando de transmitir cuando se producen los medios de comunicación que muestra a los hombres de cuello y atado a los pies de una mujer? Pregúntate a ti mismo, ¿por qué los sitios como El Otro Reino Mundial tan popular entre los hombres? ¿Qué dicen estas imágenes sobre la naturaleza sumisa del varón?


Si una mujer se mira más de cerca, obtener más de sus maneras mojigatas y santurronas y examinar el mensaje más que el contenido, luego se obtendrá una visión increíble en la psique masculina. ¿Cuál es el mensaje que subyace a todas estas expresiones, independientemente de su contenido? ¿No es simplemente el sexo masculino reconociendo su necesidad de someterse al género femenino? ¿No es el hijo varón interior, clamando a ser disciplinado y entrenado por el género femenino? ¿No es la verdadera naturaleza del hombre irrupción en su intento por rendirse al sexo femenino?


Las mujeres lo deben tener en cuenta sobre la Dominación Femenina es que los hombres lo necesitan. Casi siempre es el hombre que presentará el estilo de vida de la Dominación Femenina a la mujer. Un hombre valiente, con deseos de sumisión introduce la Dominación Femenina a su pareja femenina. ¿Por qué los hombres hacen esto? Es porque los hombres desean y necesitan estar en comunicación con las mujeres. No importa lo duro que la sociedad o la religión trata de decir a los hombres de manera diferente, algo muy dentro de ellos anhela entregarse a una mujer poderosa. Estos deseos se fortalecen con la edad y los hombres se pasan horas y horas soñando y fantaseando sobre la Dominación Femenina. Se llevará a cabo estos deseos y la lucha con estos deseos tratando de llegar a un acuerdo con ellos, pero lamentablemente no van a llegar a un acuerdo con ellos hasta que realmente tienen una relación con una mujer que puede explorar estos deseos con él de una manera amorosa.


La otra cara de esta dinámica es que las mujeres que adoptan el papel dominante y que permiten que su naturaleza dominante de salir, terminar absolutamente amante de este estilo de vida. Nunca deja de sorprenderme el número de mujeres que alguna vez dudaron real de ser dominantes, acaban apasionado tanto que después dicen que nunca volvería a estar en la sumisión a un hombre o sólo tener relaciones sexuales tradicionales con un hombre. El estilo de vida de la Dominación Femenina es liberador para las mujeres y también es liberadora para los hombres, ya que ahora puede cumplir ese anhelo en su interior. El estilo de vida de la Dominación Femenina puede ser un ganar-ganar relación tanto para la mujer y el hombre.








Fotos: Schwarze Mondblume

3 comentarios:

  1. Hola, futuras dominantes si deseen intercambiar consejos y experiencias pueden escribirme a tmistressadvices@hotmail.com para encaminarlas en la dirección correcta del fascinante mundo de la sumisión masculina.

    ResponderEliminar
  2. Hola necesito que me ayudes , conoci a un chico y quiere que le domine
    yo soy dominate de por asi asi ke dame consos no se como tratartle porke kiere ke le diga cosas warras y no me sale me ayudas porfis?

    ResponderEliminar
  3. Hola. Soy una chica de 25 años y tengo una duda que espero alguien me pueda ayudar. Estoy comenzando en esto de la dominación femenina; conocí a un chico que le gusta ser sumiso, me introdujo en esto y la verdad es que me gusta y estamos muy cómodos ambos. Mi duda es la siguiente, porqué siendo él el sumiso, sintiendose agusto y sin motivo alguno tiende a desaparecer ? Ni me llama, ni nos vemos ni me contesta.. nada.. La primera vez estuvo 15 dias y ahora después de decirme que jamás volveria a marcharse porque no podia olvidarse de mí y que sabía que lo quería era yo ... ha vuelto a hacerlo... No llego a entenderlo y me gustaria que alguien me dijese si es algo normal en alguien que dice ser sumiso o que podría hacer yo para poder recuperarle y no perderle.. porque francamente me hace daño su comportamiento de huida ... le quiero.. es mi otra mitad y x mucho que se lo digo no lo cree. Gracias de antemano

    ResponderEliminar